miércoles, mayo 24, 2006

El patrón del mediocampo


Pese a su corta edad, Javier Mascherano se ha convertido en un referente de la selección por su manera de sentir el juego. Va a la pelota con la misma intensidad tanto al empezar como al terminar cualquier partido. Su liderazgo tanto en River como en Corinthians ha sido indiscutible y solo una lesión de la que debió operarse le puso alguna incógnita a su presencia en la lista mundialista. Conozcamos al "jefecito"...

Nacido en San Lorenzo, provincia de Santa Fé, el 8 de Junio de 1984, Javier arrancó su carrera como...delantero, pero de a poco encontró su verdadero lugar en la cancha. Con 13 años se fue a probar suerte a Renato Cesarini de Rosario. Cuenta el padre de Javier que ni bien Jorge Solari, encargado del fútbol de Cesarini lo vió, le comentó por lo bajo: "este va a ser el cinco de la selección". Y no se equivocó...

Llevaba poco tiempo en Renato Cesarini y un día cayó Hugo Tocalli a ver jugadores. Mascherano fue uno de sus elegidos para el seleccionado sub 15. Ya en 1999 River se lo trajo a Bs As, y comenzó un ascenso rapidísimo, ayudado por las sucesivas convocatorias a los seleccionados juveniles. Para cosechar tanto éxito, Mascherano ha debido sembrar lo suyo con esfuerzo, ya que entre partidos de selección y de su club, no ha tomado vacaciones a lo largo de dos temporadas. A saber: disputó el torneo local con River Plate en la segunda parte de 2003, para luego viajar a EAU con el seleccionado sub-20. Allí, donde fue la figura del equipo, recibió una suspensión para acumulación de amonestaciones que le impedía disputar el último juego válido por el tercer puesto ante Colombia. ¿Descanso? Para nada: viajó de urgencia a Perú a jugar la final de la Copa Sudamericana con River. Pero esto no era todo...

De vuelta en casa, armó las maletas para disputar el torneo preolímpico en Chile, al que le siguió la Copa Libertadores y el torneo local con su equipo. Copa América en julio y Torneo Olímpico en agosto le valían una semana de vacaciones en Buenos Aires, que por propia decisión… ¡fueron rechazadas! “Me costó mucho ganarme mi lugar en River, y ahora quiero jugar siempre”. Cuando se rumoreaba una venta a Europa, el Corinthians se hizo con su ficha y poco tardó en meterse en el bolsillo a los "Gavioes da fiel", el sector más fanático del "Timao".

Con la Selección debutó el 16 de Junio de 2003 ante Uruguay en La Plata, partido que terminó empatado en dos goles. Lleva 10 partidos con la camiseta celeste y blanca. Fue campeón de los JJOO de 2004 e intervino en la Copa Confederaciones de 2005, obteniendo el subcampeonato. Se trata de un volante central con mucha personalidad y temperamento. No sólo quita, sino que sabe y mucho con la pelota en los pies. Junto a Esteban Cambiasso forman una dupla joven y con mucha experiencia a la vez. Esperemos que luego de su lesión se convierta nuevamente en el dueño de la mitad de cancha.

Chico pero maduro


Todo fue vertiginoso para Esteban Cambiasso. Ya desde pequeño los que saben de inferiores se atrevían a vaticinar que ese chico rubio y de tranco elegante llegaría a cosas grandes en el fútbol. Y no se equivocaron en lo más mínimo...

Esteban Matías Cambiasso nació en la Capital Federal el 18 de Agosto de 1980. Con sólo 15 años integró el seleccionado sub 17 que obtuvo el tercer lugar en el mundial de la categoría en Ecuador, allí surgió su nombre y el asombro de todos, ya que daba dos años de ventaja en edad. Ya en 1996 integró el seleccionado sub 21 que fue al torneo de Toulón, y a la vuelta, nada menos que el Real Madrid hizo una oferta por él y su hermano Nicolás. Fue conflictiva su salida y el padre de Cuchu hizo uso de la patria potestad para poder viajar a Madrid a integrar el equipo filial merengue. Integró el filial del Real durante dos años para retornar a Argentina...


Independiente fue su siguiente club por espacio de tres temporadas, cedido por el Real, que quería verlo en competencia exigente. Un gran rendimiento tuvo Esteban en Avellaneda y eso provocó que el Madrid lo llamara, pero ahora querían que jugara en algún equipo de Europa. Cambiasso prefirió permanecer en el país y River consiguió hacerse con su ficha por un año, a mediados de 2001. Allí fue Campeón del Clausura 2002 y eso le valió el llamado para integrar, por fin, el plantel de los "galácticos". Dos temporadas en Madrid sin afianzarse plenamente hicieron que ante el interés del Inter de Milán en 2004, el rubio volante mudara su fútbol a la península. Hasta el día de hoy es uno de los jugadores fundamentales del equipo "neroazzurro". En esta última temporada jugó 30 partidos y marcó 5 goles.


Con la Selección lleva disputados 18 partidos internacionales, debutando el 20 de Diciembre de 2000 ante México, con un gol convertido. Casi con seguridad ocupará un puesto como titular, dado el gran entendimiento que tiene con José Pekerman, a quién conoce desde muy pequeño, y sin temor a equivocarnos, podemos decir que Cambiasso es el intérprete de la idea futbolística del entrenador.

La Fiera de Madrid


Otro de los jugadores que José Pekerman conoce y de sobra es Maximiliano Rubén Rodríguez. Fijo desde sus años de juveniles en las sucesivas convocatorias, el volante nacido en Rosario se ha ganado la consideración del entrenador para pelear un puesto en el mediocampo.

Estos son algunos datos de su trayectoria:

Maxi nació el 2 de Enero de 1981 en Rosario y su carrera estuvo ligada desde el vamos a Newell´s, en donde hizo su debut en Primera en el año 1999. Le costó afianzarse en la primera de su club pero al fin terminó jugando y siendo figura en una época de pocas alegrías para los "leprosos".

En el 2001 formó parte del seleccionado sub 20 campeón del mundo y su rendimiento fue muy bueno. Los ojos de los scouts europeos no tardaron en posarse sobre "la fiera" y por ello luego del mundial de Corea Japón el humilde Espanyol de Barcelona se lo llevó. No arrancó bien Maxi allá en Montjuic, quizás porque esperaban ver otra faceta de Rodríguez, pero una vez que se adaptó, su rendimiento creció hasta ser uno de los jugadores más apreciados por su público. El interés del Atlético Madrid por contar con sus servicios se hizo realidad en 2005, luego de ser uno de los referentes del conjunto "periquito". 37 partidos y 15 goles hablan de una magnífica temporada que acabó con su partida de Barcelona a Madrid. Allí Carlos Bianchi lo esperaba junto a un proyecto ambicioso que no pudo plasmarse en la cancha. Su rendimiento ha sido satisfactorio en esta primera temporada con los "Colchoneros" y eso le ha valido el llamado para ser parte del equipo de José.

Con la selección ha disputado 12 partidos internacionales y marcó un solo gol.