lunes, mayo 08, 2006

A 10 años de un triunfo inolvidable

El gol que marcó el defensor Aguirregaray en el final del partido de ida en el Nuevo Gasómetro, le ponía un ingrediente extra al choque que un 8 de Mayo como hoy, pero de 1996, iban a sostener Peñarol de Montevideo y San Lorenzo en el mítico Estadio Centenario. Un 3-2 ajustado que no hizo impacto en la gran cantidad de gente que viajó rumbo a la capital Uruguaya en busca del pasaje a los cuartos de final de esa copa.

¿Cuantos eran? ¿Acaso 8000 o 9000 cuervos? la cosa es que con el aliento de la gente y una actitud arolladora, San Lorenzo edificó una victoria para recordar por mucho tiempo. Fue 5-1 con momentos de excelente fútbol por parte sobre todo de Silas y Monserrat, grandes figuras de aquella noche.

Los que jugaron ese día fueron: Passet; Escudero, Arévalo, Ruggeri y Manusovich; Monserrat, Galetto, Rivadero y Silas; Arbarello y Biaggio. Ingresaron Quinteros por Silas y Montenegro por Biaggio.

Goles: pt 19 Biaggio, 28 Monserrat . St 20 Biaggio 42 Arbarello y 45 Monserrat.

Esta goleada se ubica sin dudas entre los hitos más importantes de San Lorenzo en toda su gloriosa historia, y si no, vayan a revisar si algún equipo de este país fue capaz de semejante producción en tierras uruguayas...

Esperando el milagro

Y si, si hay algo que caracterizó a San Lorenzo a lo largo de la historia, es levantarse y sacar fuerzas. Aunque todos nos daban por muertos, todavía damos pelea y a una fecha del final, un combo de resultados puede dejarnos con un pasaje a la Copa Libertadores del año próximo. Era vital por ello ganar en Santa Fé y se logró el objetivo, es cierto, sin brillar pero con efectividad, algo que hoy cotiza y mucho a la hora del pitazo final.

Dice una frase que "el que pega primero, pega dos veces", y los de Ruggeri ni bien iniciado el partido, lo refrendaron. Tras una estupenda habilitación de la figura de San Lorenzo y del cotejo, Walter Montillo, Ezequiel Lavezzi se reencontró con el gol, definiendo con cara externa sobre la salida del arquero de Colón. Fue un golpe duro para el local, que nunca pudo encontrar el camino para empatar, un poco por defectos propios y otro poco por la gran labor de la defensa azulgrana, con el Chino Saja y Paolo Montero como referencias indiscutibles. Tal es la mejora defensiva que a una fecha del final, tenemos el arco menos vencido del torneo. Apenas 12 goles en 18 cotejos para explicar este rush final que tiene al Cuervo mostrando el látigo para alcanzar a los que vienen por delante.

El partido siempre tuvo al visitante como dominador pese a no tener la posesión de la pelota, pero en el segundo tiempo Colón se fue hacia adelante buscando la igualdad, careciendo de recursos claros para llegar a las proximidades de Saja, que cada vez que fue exigido, respondió con la solvencia que nos tiene acostumbrados para mantener el cero y hacer soñar a todos con el acceso a la copa. Hablando de eso, la última fecha tendría que suceder lo siguiente:

-Al estar San Lorenzo un punto por debajo de Belez y Lanús, está obligado a vencer a Arsenal y a esperar que ambos equipos no ganen sus partidos ante Instituto en Córdoba y Estudiantes en el sur respectivamente. Si eso sucediera, entraríamos al repechaje de la Copa, sin tener en cuenta el partido que deben completar Bonfil e Independietético (ausente de azúcar en sus venas). Si se mantiene el resultado, Bonfil iguala nuestra línea y queda encima nuestro por diferencia de gol (como duelen los 39 goles de Alfaro!!!). En cambio, si Independietético empatara en esos 13 minutos, ellos estarían por encima nuestro y Bonfil a 2 puntos y prácticamente sin chances. ¿Aparecerá el San Lorenzo de los milagros otra vez?...

Algunos se cuestionan el hecho de entrar a jugar estas competencias por no tener el club dinero para reforzar el plantel, ahora bien, ¿es mejor jugar aunque no tengas equipo para pelear o mirarlo desde afuera? Por historia y obligación, San Lorenzo debe estar presente en las competencias continentales, de ahí a poder aspirar a algo serio, es tarea dirigencial, empezando por el sorteo, una cosa que parece irrelevante, pero que con un buen lobby, puede dar beneficios. Pero claro, si el presidente ni siquiera asiste al sorteo del campeonato local, que se puede esperar? Si, un milagro...