lunes, mayo 29, 2006

Feliz cumple Bambino!!!


Un 29 de Mayo de 1946 nacía Héctor Rodolfo Veira, un verdadero ícono de la historia azulgrana, como jugador y especialmente en el banco de suplentes como técnico.

El Bambino debutó en primera división el 3 de Noviembre de 1963 ante Belez (victoria del Ciclón 3 a 0) y permaneció en Boedo hasta 1969, con otro paso fugaz en 1972/73. Jugó 128 partidos y convirtió 68 goles. Su actuación más recordada es aquella de los cuatro goles a Juniors en el primer tiempo del partido disputado por el torneo de 1967. Además jugó en el Torreón de México (hoy Santos Laguna), Granada y Sevilla de España, Corinthians de Brasil, La U de Chile y...si, duele creer que alguna vez se puso la de los kemeros, pero...un error lo comete cualquiera.

Inició su trayectoria como DT en San Lorenzo (1980), por unos pocos partidos. Al año siguiente se hizo cargo de Banfield, y en 1983 regresó a Boedo. Dirigió allí hasta principios de 1984 y luego se fue a River. 1987 fue el año que lo vió volver una vez más a su querido San Lorenzo, en donde fue nuevamente subcampeón como en 1983. Ganó la Liguilla y disputó la maldita Copa Libertadores. En 1990 se fue a Belez y de ahí al Cádiz Español. Se volvió rápido y otra vez anduvo por Liniers hasta que aquel viejo problema que tuvo lo dejó encarcelado. Pero en 1992 ni bien salió de su encierro, San Lorenzo le tendía otra vez la mano, su vuelta fue emotiva, como aquella ante Racing de Córdoba en Buracán, y quiso el destino que fuera otra vez en esa cancha el reencuentro con la gente, pero el rival ahora era Indesingente. Y fue vuelta con triunfo, otra no había para un ganador como el. Le desarmaban los equipos año a año, pero con paciencia de artesano los rearmaba y los hacía pelear bien arriba. Se le negó el Apertura 94 por muy poco, pero en 1995 pudo cumplir su sueño y el de todos los Cuervos, aquella noche inolvidable del 25 de Junio de 1995. Y es que eran 21 años de frustraciones...Veira y San Lorenzo eran campeones. Y su llanto es una imagen que aún hoy emociona, porque nadie más que el Bambi lo merecía. Se había hecho justicia al fin.

La no obtención de la Copa en 1996 hizo que el ciclo de Veira terminara por propia decisión. De ahí se fue a Boca, anduvo por Lanús, la selección de Bolivia y Newell´s. Pero en 2004 otra vez San Lorenzo se cruzó en su camino, ya no era el Bambino de antaño y se notó, sobre todo en el primer semestre de 2005. Tras la falsa performance en la Copa y en el Clausura, renunció tras la eliminación en Calama a manos de Cobreloa. Pero este último ciclo no debe empañar todo lo que el Bamba hizo por San Lorenzo, tal vez mucha gente lo haya defenestrado por este último paso, que no fue bueno, es cierto, pero también valoremos los anteriores para emitir un juicio válido.

Más allá de todo, el Bambi es un pedazo de historia Cuerva, y en este 60 aniversario, saludarlo y agradecerle por tantos momentos vividos.

2 Comments:

At 11:37 p. m., Blogger El tercer grande said...

Pedazo de salame, el Bambino no jugó en el Granada, fijate lo que posteás papá!!!

 
At 8:54 a. m., Blogger . said...

veo que te interesa y estas muy atento a las notas, me parece muy bien y te felicito. Si queres mejor info andate a la pagina que ya sabes y ahi vas a tener cosas para mejorar.
podes copiar

 

Publicar un comentario

<< Home