lunes, mayo 22, 2006

El Palacio de la risa...


Como aquel programa de Antonio Gasalla, ver jugar a Rodrigo Palacio provoca alegría. Dueño de un pique corto demoledor y con facilidad para llegar a posiciones de gol, el hombre de Boca se ha ganado por aclamación popular un lugar entre los 23 nombres de nuestra Selección. Esta es una reseña de su meteórica carrera...

Nacido en la tierra del básquet en Argentina, Bahía Blanca, el 5 de Febrero de 1982, a nadie extrañó que Rodrigo alternara en sus primeros años entre la pelota n º 5 y la naranja. Incluso es amigo del base de la selección de básquet, "Pepe" Sánchez, y con él tiene una anécdota imperdible, ya que un amigo de ambos le pidió al mismísimo Pepe que le prestara 30 mil pesos para comprar el pase de Rodrigo cuando estaba en Bella Vista de Bahía Blanca, pero Sánchez (un visionario de aquellos...), mitad en serio y mitad en broma, dijo que no iba a gastar plata en "ese gallego". Lo de gallego viene de su padre José Ramón, gran ídolo de Olimpo nacido en España, pero Bahiense por adopción...

A mediados de 2002, Palacio pasó de jugar en la cuarta división de Argentina, en el club Bella Vista, a la segunda con Huracán de Tres Arroyos. Su rendimiento fue tan sobresaliente que en julio de 2003, mientras se encontraba con su representante en España acordando su incorporación al Racing de Santander o al Alavés, Palacio recibió un llamado telefónico de Argentina. ¿El motivo? Informarle que era pretendido por un equipo de Primera División. “Banfield te quiere sí o sí”, le dijeron del otro lado de la línea. Palacio no lo dudó y regresó de inmediato a su país. De allí saltaría a la fama en poco tiempo.

En junio de 2004, mientras su hinchada lo pedía para la selección, volvieron los rumores sobre su venta al Viejo Continente. “No estoy desesperado por en irme a Europa. Me gusta el fútbol argentino. ¿Si pienso en la selección? No, es algo que está lejos. ¡Gracias que puedo jugar en Banfield! Eso sí, espero tener suerte de jugar en algún equipo grande”, se ilusionaba. Paradójicamente, este reconocido sonámbulo cumplió rápidamente su sueño. Boca Juniors, uno de los clubes más importantes de Argentina, se quedó con la mitad de su pase en julio, pero recién en diciembre lo incorporó al equipo.

Sólo nueve meses después de aquella frase, Rodrigo se pondría por primera vez la camiseta de la selección argentina. “El Chino Benítez me avisó de mi citación cuando veníamos de Ecuador, después de jugar contra Deportivo Cuenca por la Copa Libertadores. No lo podía creer. Ahora tengo ganas de aprovechar esta oportunidad en el amistoso con México”, declaraba Palacio aquellos días. El partido, jugado en Los Angeles, terminó 1 a 1. El gol argentino llegó gracias a una asistencia suya. El debut oficial con la Albiceleste fue el 26 marzo, cuando por las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial de la FIFA, el equipo de José Pekerman derrotó a Bolivia en La Paz. Rodrigo disputó apenas cuatro minutos, pero formó parte de una victoria histórica en la capital boliviana y se anotó en la lista de curiosidades: es uno de los pocos futbolistas menores de 23 años que juega en el representativo mayor sin contar con antecedentes en los equipos juveniles.

Ya en 2005 integró el equipo que ganó el Apertura y la Sudamericana siendo fundamental para ambas conquistas. Y en lo que va de 2006 su excelente nivel y rendimiento le valieron ser otra vez campeón con Juniors y el merecido llamado a la Selección, aquella con la que soñaba desde que estaba en Banfield. Muchos quieren verlo desde el arranque, pero hoy quizás esté un poco relegado por Tevez, Messi y Crespo. De todos modos, este Mundial será una excelente vidriera para el "Pala" . Y si no, que le pregunten a Pepe Sánchez si no...mirá el negocio que se perdió por descreído!!!