sábado, abril 29, 2006

Soñando bajo la lluvia


Y nos fuimos cantando en la lluviosa noche del Bajo Flores, en donde San Lorenzo volvió a la victoria y a soñar con entrar en las copas. Lo hizo mediante un gol de Leonardo Ulloa, que llevaba solo cuatro minutos en cancha, a los 34 del segundo tiempo. Ahora llegamos a 53 puntos, igualando a Banfield y esperando que los equipos que pelean por esos lugares pierdan puntos para continuar con chances.

Partido flojito, más bien para dormirse en el primer tiempo, y encima la lluvia como condimento especial. Pocas acciones para destacar, apenas una por lado, lo tuvo Dátolo pero no llegó a conectar el centro de Romero y Peirone se atoró ante la salida de Lucchetti. Con la gente pidiendo refugio urgente de la lluvia se fue un primer tiempo para olvidar rapidito...

Pero el complemento no iba a ser mucho mejor jugado, lo tuvo Sand pero su zurdazo no fue preciso y San Lorenzo contestó con un centro de González (buen partido y generó la jugada del gol) que Peirone bajó para que Lavezzi (peleado con la pelota y cayó varias veces en offside) sacara un tirito que contuvo Lucchetti. A partir de los 10 minutos, creció el equipo y el agua del cielo también, la gente alentó y empujó hacia adelante y ahí se vió lo mejor del azulgrana, porque Peirone peleó una pelota desde el piso y le sirvió el gol a Barrientos, pero este se apuró y su remate de zurda se fue cerca del palo izquierdo. Ese fue el primer aviso, luego un misil de Acevedo (aceptable tarea) fue rechazado a medias por el arquero de la visita. A la salida de un córner y ya en los 34 minutos, Sand pierde el balón, este es capturado por González, que con un buen movimiento, se quita dos rivales de encima y saca un centro que pasa por el punto penal para que Ulloa, solo y por detrás de todos, toque de primera ante la salida del arquero para marcar el 1-0 y el festejo del público del Ciclón bajo la intensa lluvia. Luego, la hora de sufrir, porque se fue expulsado Barrientos (¿tendrán sanción estas actitudes infantiles?) por protestar dos faltas, sencillamente, incomprensible en un jugador de su categoría, pero real. Y Banfield, que no había propuesto nada en todo el partido, se la jugó y casi lo empata con un tiro de Romero que Saja contra el palo izquierdo envió al córner. Luego fueron centros y más centros que murieron en la cabeza de los defensores y volantes del local, pero hubiese sido demasiado premio para lo que Banfield mostró en la cancha. San Lorenzo, sin jugar del todo bien, siempre buscó la victoria y la consiguió con justicia, por eso su gente festejó y mucho estos tres puntos que le permiten soñar, como hoy, bajo la lluvia...