miércoles, marzo 15, 2006

La suerte entre gitanos...

Fueron cesanteados dos utileros que trabajaban con el plantel profesional al comprobar que a Pablo Barrientos le faltó una considerable cantidad de dinero y unos cheques que tenía dentro de su bolso de entrenamiento.
Los utileros en cuestión son Salvador Ormaechea, quien tenía 37 años de antigüedad en el cargo y otro utilero de apellido González. El primero de ellos vive en el club con su familia, desde antes de construida la concentración. Luego se le asignó un departamento dentro del estadio. Cuestión que pinta con claridad lo complejo de una desvinculación.
En el vestuario del plantel profesional había algunos antecedentes irresueltos de pequeños hurtos de efectos personales de los jugadores, días pasados a Pablo Barrientos le faltaron de su bolso 2.500 pesos y unos cheques que había dejado antes de ir a entrenar, dentro de su gabinete. El vestuario estaba cerrado y los únicos que tienen la llave son los empleados mencionados. Ni siquiera la Intendencia tenía copia (algo incompresible). Ante la gravedad del hecho se realizó la denuncia penal y un sumario administrativo a los responsables que derivó en la medida relatada.
¿Seran tan asi las cosas?