sábado, marzo 18, 2006

DOS AL HILO PARA SEGUR SUMANDO...

Hace un rato que terminó el partido, y se me ocurre que a todos los que estuvimos en la cancha nos dura la alegría. Es que ganamos un partido que se moría en un empate injusto, porque si hubo un equipo que quiso ganar, ese fue San Lorenzo. De movida nomás, gritamos el gol de Molina, pero el fucking línea alzó su bandera y nos quedamos con las ganas de pegar de entrada, algo que hubiera simplificado el trámite. Luego se emparejó el partido y a los 20, figurita repetida: otra vez Montero afuera ¿no es hora de rescindir su contrato? lo digo por la relación entre lo que cobra y lo que juega... amén de sus actitudes fuera de la cancha, muy comentadas en los corrillos, parece mentira de un gran ex jugador como el Uruguayo, llegó para ser referente y caudillo, y está peor que cualquiera de los pibes que integra este plantel...Y luego, a sufrir...primero, por el gol que erra de manera increible Ulloa, solo frente al arquero, cuando hay que ser frío y cerebral, el pibe apuntó al bulto y con los ojos cerrados, y entonces Pontiroli la sacó por encima del travesaño. Para colmo, en la jugada siguiente, mano de Bottinelli y penal ¿Quién va a patear? Pontiroli...idolatrado por su hinchada, quiso emular al gran Chino Saja, pero no pudo, porque su remate, fuerte y a media altura, fue atajado brillantemente por el 1 azulgrana, que está pasando un momento excepcional... teléfono Sr Pekerman, atiéndalo al Chino por favor...Y en el segundo tiempo, un Argentinos que tiró la toalla muy rápido, se encontró con un San Lorenzo impotente, que no encontraba los caminos para quebrar a Pontiroli. Lo tuvo Rivero, tras una buena jugada de toques y triangulación, pero su remate se fue apenas desviado, y luego Bianchi Arce no alcanzó a conectar a la salida de un tiro libre. La expulsión de Herbella hizo que los de Paternal se metan aún más atrás, y cuando se iba el partido, Adrián González, que no había jugado bien, se reivindicó y sacó un derechazo a media altura que dejó sin asunto a Pontiroli y a los hinchas que coparon la popular visitante del Diego Maradona, totalmente afónicos. Segundo triunfo al hilo, y la confianza que va en aumento. No importa como se juegue, pero hay que ganar para no perder puntos en el objetivo de este semestre: entrar a las copas